Valencia se come los clásicos

Selección de algunos de los mejores lugares gastronómicos de valencia

Escribe: Elena Fernández      23/01/17

La industria de la gastronomía se encuentra en un constante movimiento, donde culturas y experiencias se mezclan y dan paso a las nuevas fusiones. Nuestra ciudad tiene un gran potencial que cada vez está siendo más explotado y en lo que a comida se refiere no se queda atrás. Os queremos hacer partícipes de nuestra pequeña pero muy cuidadosamente seleccionada lista de rincones donde disfrutar del único placer que se debe hacer vestido:

En nuestra Palm Springs particular, véase el Paseo de la Alameda, encontramos entre palmeras Bocado Bar, uno de los ‘gastrobares’ (recordemos que son aquellos locales que buscan aunar la alta cocina con precios asequibles y toques de autor) más famosos de la ciudad. En él podemos encontrar productos de calidad dando forma a platos de toda la vida como las croquetas de jamón, el pulpo a la parrilla o la ensaladilla rusa y también tapas innovadoras como la patata rellena de boletus o la carrillada de rape con curry thai.

Llebeig

Bocado Bar

A escasos metros, nos topamos con Llebeig, cuyo nombre procede del viento que respira su dueño en verano. Este se ha convertido en el lugar de encuentro tanto para degustar sus platos como para tomar una copa. Ramón y sus chicos dan servicios todos los días en el local y en la terraza y sus precios son los más asequibles de la zona. Sus míticos nachos y patatas bravas así como toda la retahíla de montaditos y demás ‘minitapitas’ hacen que si no reservas pronto, te quedes sin probarlo.

Sin alejarnos de la zona y al lado de otra de las grandes vías de Valencia, Antiguo Reino, encontramos El Alquimista. Este es un sitio realmente pequeño, tiene apenas seis mesas y la cocina está acristalada, con lo que puedes ver cómo se cocinan tus platos. La pasta la realizan a mano todas las mañanas y tiene tanto carta como menú degustación: cuesta alrededor de 20 euros sin bebida (si llamas a reservar te hacen un pequeño descuento) y salen tres entrantes y sartenes de pasta casera hasta que no puedes más (esto es literal). Para finalizar, un surtido de postres también ‘homemade’. Dicen que es de los mejores, si no el mejor, italianos de la ciudad.

Siguiendo hacia el centro de la ciudad, por la zona de la Gran Vía, y más concretamente en la calle Conde Altea, aparece Kamon. El cocinero, un japonés que empezó en Tokio y más tarde siguió su desarrollo profesional en Europa, vino a España por amor y se ha montado su propio local y ahora quiere mudarse porque se le ha quedado pequeño: el menú del día cuesta 13.95 sin bebida y el producto es igual de bueno que el de por la noche, donde sube el precio considerablemente. En él podemos encontrar cuatro entrantes a compartir (algún tipo de sopa nunca falta) y un segundo a elegir. En cuanto a la carta, tiene muchísima fusión ya que podemos degustar delicias como un  maki hecho con arroz de bogavante. Muy recomendable.

Kamon

Kamon

Cruzando el puente de Gran Vía aparecemos en la avenida de Aragón, donde La Tonyina (el atún, en valenciano) tiene también identidad de ‘gastrobar’ y está en auge. Aquí también hay menú del día pero no puedes irte sin probar el Thai Duck, la lata de mejillones, el frasco de patata y trufa y el ‘coulant’ (el tiempo de preparación es cierto así que si tienes pensado pedirlo avisa con antelación). No es del todo barato aunque pidiendo bien se puede quedar la cuenta en un precio razonable.

Hacia el este de la ciudad, por la zona de la plaza del Cedro, hay varias sorpresas. En una de ellas aparece una barra de bar típica de cualquier hamburguesería de California pero nada más lejos de la realidad. El garatge (el garaje, en valenciano) es un local pequeño (lo dicho, una barra con una cocina) y sirven los platos en una terraza. Aquí mezclan tanto tapas típicas españolas como las croquetas de arroz negro con ‘allioli’ con bocados asiáticos fusionados. Recomendable el poke hawaiano con salmón (no lo tienen siempre, está fuera de carta) y las brochetas de pollo saté. Un pro: calidad-precio; un contra: si llueve solo podrás estar en la barra de pie.

Y hablando de las no-hamburguesas de este sitio, no podemos olvidarnos de las súper-hamburguesas de la cervecería Cómic. Muy elaboradas, con una carne de gran calidad y muy bien aderezadas con el resto de ingredientes. Además, tienen una lista de 70 cervezas diferentes para acompañar lo que te pidas. Mención especial también a las patatas con queso Camembert y los muslitos de pato. Especiales.

A dos calles de la plaza se encuentra La Terreta. Su comida se basa en cocina de mercado y además le han dado un acertado toque de sofisticación. Maravilloso el canelón de confit de pato con setas y parmesano, las croquetas (fuera de carta suelen tener más) y el ‘tramezzino’. Cabe destacar también su carta de vinos ya que este sitio no deja de ser también una vinoteca. El local está decorado con gusto y es muy amplio y tiene mucha luz, así que, como nuestra ‘terreta’, el nombre es apropiado.

Bocado Bar

La Tasqueta

Para finalizar, no pueden faltar dos de los barrios de moda en la capital del Turia: Ruzafa y Alboraia. En el primero y al lado de un parking (completamente necesario si quieres cenar aquí) está La Tasqueta del Mercat (la tasquita del mercado, en valenciano), y no lejos, El Rodamón (el trotamundos). Ambos son sitios con tapas reinventadas. La Tasqueta es un local más pequeño y aquí predomina la cocina de autor y es preferible  tomar alguno de sus menús. Lo más exitoso es su ensaladilla Guitxan, y (otra vez) las croquetas con trufa. De día hacen buenos arroces incluidos en el menú pero fuera de estos la carta puede quedarse corta.

 

Por otro lado, El Rodamón, haciendo honores a su nombre, tiene tapas de varias partes del mundo, como su tabla de quesos o su steak tartar ‘Julio Verne’. Aquí puedes pedir menú todos los días de la semana y en función de eso, te encontrarás un precio u otro. Y en la carta de vinos también podemos encontrar tesoros de diversas nacionalidades.

En segundo y último lugar, pero no por ello menos importante, encontramos cerca del club de tenis Valencia The Fitzgerald. La calle Azagador de Alboraya acoge a una hamburguesería cuya filosofía es la comida rápida pero de calidad: se trata de un ‘fast food’ donde tú pides y recoges tu propia comida. Aquí tanto las hamburguesas como los ‘nuggets’ de pollo están teniendo tanto éxito que este es el cuarto local abierto (sin constituirse como franquicia). Además, el sitio es desenfadado, lleno de colores y figuras y tiene un precio más que razonable.

Aquí acaba nuestra pequeña selección demostrando que Valencia, como los valencianos, ¡es de muchos sabores!

Llebeig

CONTACTO

 

chapellemagazine@gmail.com

 

HORARIO

 

TODOS LOS DÍAS

10AM-8PM

LISTA DE CORREOS

©2017 por Chapelle Mag. 

  • Instagram - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • YouTube - White Circle